Entrevista a Michelle Nielsen, autora del método “Creando a Matisse”

 

“MI HIJO SANÓ CUANDO TOMÉ PARTE ACTIVA EN SU CURACIÓN”

Por Silvia Gelices

Michelle Nielsen (Canadá, 1969), doctora en Quiropráctica afincada en Barcelona, es una de las ponentes que impartirá uno de los cursos de la “Escola de Vida” en la Universitat per a la Gent Gran de la UPC. Y lo hará dando su testimonio de cómo liberó a su hijo del daño neurológico causado por su nacimiento prematuro. Todo ello lo explica en su método “Creando a Matisse. Los 10 pasos para atraer y manifestar la realidad que deseas”, ensayo publicado por la editorial Obelisco.
 

Explica que gracias al método Creando a Matisse ha conseguido “liberar” a su hijo de su lesión cerebral.
Matisse nació a los seis meses de gestación y pesó 800 gramos.
Fue un milagro que sobreviviera. Estuvo en una incubadora durante tres meses. Al salir del hospital los médicos nos dijeron que nuestro hijo sufría retraso cerebral.
 

Una dura noticia.
Ese día comenzó nuestra lucha.
 

¿Le sometieron a algún tratamiento?
Le aplicamos ajustes quiroprácticos, le alimentamos de manera saludable y lo quisimos. Le compramos juguetes educativos, jugamos, trabajamos, leímos con él…
 

¿Con qué resultados?
Eran escasos y llegaban muy lentamente. Cuando Matisse cumplió 5 años, después de varias pruebas médicas, se le etiquetó como un niño con necesidades especiales: apenas hablaba y caminaba como un  bebé.

¿Ingresó en una escuela especial?
No. Lo admitieron con una plaza para niños especiales en una escuela pública. Pero en el colegio me decían que Matisse no progresaba adecuadamente. Fue entonces cuando decidí tomar parte activa en su curación.
 

¿De qué manera?
Se me ocurrió utilizar el mismo método que yo ya aplicaba a otros aspectos de mi vida (metas más materiales como el negocio, la vivienda…) a la enfermedad de mi hijo.
 

¿Y en qué consiste ese método?
Además de seguir tratándole con técnicas quiroprácticas y de estilulación neurolingüística, empecé a meditar y visualizar cada día 20 minutos una nueva realidad para Matisse, visualizaba a mi hijo curado. Me creaba una película de mi nueva vida. La ciencia ha demostrado que el cerebro no diferencia entre lo imaginado y lo real. Al principio su curación sólo estaba en mis pensamientos, pero pronto comencé a ver cambios.
 

¿Qué cambios?
En noviembre, cuando empecé el método, Matisse sólo tenía cinco palabras en su vocabulario y tartamudeaba. En enero dejó de tartamudear, fue la primera pauta de su curación… Cuando en mayo me volví a reunir con la profesora me dijo que Matisse era otro niño, que había hecho un cambio espectacular. Para asegurarnos repetimos todas las pruebas neurológicas y psicológicas y los resultados fueron excelentes y nos quitaron la etiqueta de niño especial. Y ahora está escolarizado como un niño normal. No tiene ningún indicio de retraso mental, sólo es más menudito que el resto de niños de su edad.
 

¿Y los médicos qué opinan?
Están contentos pero lo etiquetan como remisión espontánea de la enfermedad. No sé si Matisse se habría curado igual si no hubiese utilizado este método, pero se sanó cuando lo puse en práctica.

Entrevista publicada en Diari de Terrassa  el 4 de noviembre de 2010

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s